Historia

 

Al igual que todos los pueblos de la comarca, Rejas de San Esteban se fundó en la época románica con únicamente 8 personas, llegando a contar con un censo de 800 habitantes. En la actualidad está formado por 50 personas.


El hecho de la baja censal se vio promovida por la emigración que sufrió gran parte de España entre los años 1950 y 1970 "obligando" a los jóvenes a emigrar a las capitales para poder prosperar, "huyendo" de la miseria de los pueblos.

 

Rejas de San Esteban ha sido un pueblo de asentamiento musulmán y como reminiscencia de ello quedan muchos topónimos y restos árabes, como el denominado "El Castillo", uno de los picos que rodea el pueblo y donde los más viejos del lugar afirman que fue un castillo musulmán en cuyo interior hay galerías donde se descubrieron tumbas y posiblemente aún existan. En el pueblo de Rejas existió una Atalaya comunicativa ( en el pico de Ribaribaldo) con el castillo de Alcozar y la Atalaya de Quintanilla de Tres Barrios.

 

La prueba más positiva de lo que llegó a ser el pueblo de Rejas es:

 

La Cantera ya desaparecida donde se extraía la piedra de la cual se realizó la Iglesia d San Martín.
Las dos Iglesias existentes, de la cual la de San Ginés es Colegiata.
La existencia de un Hospital en la zona de Valles.
La existencia de la fábrica de Cera y Cerámica.
Restos de Tres Molinos de los cuales solo queda uno habitable, aunque no se utiliza.
En las afueras del pueblo existen Bodegas subterráneas realizadas por los curas de la época feudal. Auténticas neveras en verano y calentadores en invierno. En ellas los vecinos del pueblo guardan sus cantaras de vino ya sea de cosecha propia como de la Cooperativa de San Esteban de Gormaz.
El Colegio existente donde ya no se dan clases por la inexistencia de niños.

 

La zona cuenta con infinidad dichos populares, cantares de época y cuentos y leyendas, de las cuales la más famosa es lo que acaeció en el Monte de la Muñeca.